Saltar al contenido principal

Referencias

¡Estamos orgullosos de nuestros clientes!

¡La elaboración artesanal consigue «petit fours» que dejan a cualquiera boquiabierto!

Cuando uno entra en la pequeña panadería de Nordheim, cerca de la ciudad alemana de Heilbronn, no solo le embriaga el delicioso aroma del pan recién hecho, sino que también entra en un mundo en el que no suele darse la siguiente combinación: un gran mostrador en el centro del punto de venta y un obrador en el interior que nos recuerda a la clásica panadería artesanal; aquella en la que sus cremosas tartas era lo que más ansiábamos al salir del colegio.

Por supuesto que algunas cosas han cambiado. En el escaparate, ahora son los macarons de colores, los pasteles creativos y los productos de panadería elaborados con espelta los que atraen la atención de los clientes, a quienes no tarda en hacérseles la boca agua. En los estantes hay modernas cajitas de cartón con rayas blancas y negras para llevar a nuestros hogares esa "obra maestra" que acabamos de comprar.

El maestro panadero Daniel Böhm sigue su propio camino

En las cajas de cartón y en las superficies de exposición se ve la pequeña imagen de una cámara que anuncia la cuenta de Instagram de la panadería Daniel Böhm (#baeckermeisterdanielboehm). Este maestro panadero de 28 años y originario de Stuttgart ha cumplido su sueño de independencia al abrir en octubre de 2018 su propia panadería en Nordheim, cerca de Heilbronn. La tradición panadera le viene a Daniel Böhm de nacimiento, pues su padre ya es otro maestro panadero apasionado que le apoya sin condicionamientos en todos sus planes. El origen de la panadería en Nordheim se debe a dos factores. Uno fue la suerte; pues como el local ya era una panadería antes, se pudo aprovechar el equipamiento y conservar al personal. La segunda fue el coraje para tomar ciertas decisiones valientes. En lugar de unirse y continuar el negocio familiar, Daniel Böhm decidió emprender su propio camino. Y este plan parece estar dando sus frutos: la panadería Daniel Böhm ha sido tan bien recibida por los vecinos de Northheim y por los trabajadores que han decidido ampliar el horario comercial y el surtido de productos, sobre todo aquellos elaborados con cereales antiguos.

Una gran selección, incluso a la hora de pagar

Además de los productos clásicos de panadería, la oferta se complementa con maestría con productos regionales, como la miel auténtica de un apicultor local. Todos el género de panadería es de producción propia: los confiteros hacen realidad sus pasteles de ensueño y la panadería elabora su propio chocolate haciendo que el propietario se convierta en un auténtico chocolatero. No solo los zapatos de chocolate (que son, por cierto, un excelente regalo para los fashionistas), se pueden pagar sin dinero en efectivo; sino también todos los productos de la tienda. Se puede pagar con tarjeta o con una tarjeta de cliente con la que además se consiguen descuentos en los productos de panadería y las especialidades de café. A la hora de montar y equipar su primer negocio, faltaba el componente central: el horno. Como para Daniel Böhm era esencial poder ofrecer productos recién horneados durante el horario de apertura y no tener que recurrir a un horno de producción de gran tamaño; este fue el concepto fundamental para decidirse por un horno.

Los hornos de WIESHEU encajan a la perfección en este proyecto

El horno escogido fue la combinación de un horno de pisos y un horno de convección de WIESHEU. Las puertas de ambos hornos se abren hacia dentro, así que no es necesario calcular un espacio adicional delante del horno. Por eso, la combinación de hornos Dibas-Ebo pudo montarse en el pequeño pasillo que hay entre el punto de venta y el obrador de la panadería. De esta manera, tan pronto como un cliente entra puede ver cómo se hornean los productos frescos. Sobre todo, se hornean varias veces al día los bretzels y los populares panecillos con zanahoria rallada. El pan que se vende por la tarde recién horneado también se elabora en el horno de pisos. El control táctil hace que manejar el horno sea tan fácil que hasta la prometida de Daniel Böhm, que ha decidido entrar en el negocio hace poco, maneja el horno los sábados y domingos por la mañana.

El maestro panadero Daniel Böhm ya ha desarrollado muchas ideas nuevas durante sus primeras semanas como joven empresario. Por ejemplo, si a uno no le da tiempo a ir comprar antes de la hora de cierre, ahora hay un refrigerador automático que entrega un plato de carne a la brasa fresco y con pan para la cena. Esta idea ha sido posible gracias a la colaboración con una carnicería vecina.

Durante el verano, también hay helados de diferentes sabores que invitan a quedarse en la terraza.... Mejor será que nos mantengamos al día y que la panadería sepa que estaremos encantados de ejercer como catadores en cualquier momento.

Cuando al final todo encaja...

¿Las personas enérgicas y positivas son más felices? Creemos que hemos tenido suerte de que todo haya salido así: ¡el tiempo, las circunstancias y las personas! El resultado es una empresa de éxito con un ambiente armonioso. Lo que pasa con muchas historias de éxito es que solo conocemos la punta del iceberg. Me alegra poder contar la historia de Nina Mironova, propietaria de dos pastelerías en Kaliningrado, y cómo ha sido su camino hacia el éxito.

Esta historia arranca en 1999, cuando Nina Mironova se graduó en la universidad técnica de su ciudad natal, Vladikavkaz, y luego decidió irse a Kaliningrado. No quería trabajar como programadora y recordaba lo que más le apasionaba en la infancia: ¡las tartas! Ya de muy pequeña, Nina contemplaba embelesada cómo su tía Ethel elaboraba aquellas obras maestras. Todo era asombroso para la pequeña Nina: la magia de los ingredientes, el horneado, el olor y ¡la decoración! Nina quería hacer de su hobby su profesión, pero sus padres insistían en que hiciera una educación "normal". Cuando llegó a Kaliningrado, vio un anuncio para trabajar con un confitero que buscaba un empleado con experiencia y formación especial. Nina daba el perfil y la contrataron para trabajar en la producción.

Las circunstancias la obligaron a trabajar el doble de duro, casi sin días libres ni descanso. Pero Nina era muy trabajadora y fue ganando experiencia laboral. Después de algún tiempo, un maestro panadero entró a enseñarles técnicas y estándares de panificación. Nina escuchaba con atención, ávida por aprender. Absorbió los conocimientos como una esponja y, de inmediato, trató de ponerlos en práctica. Por eso, no tuvo ningún miedo a experimentar y elaborar nuevos productos. Gracias a la buena cooperación con los proveedores de la industria confitera, innovó el surtido de productos de forma constante y la empresa se convirtió en una referencia en el sector. Uno de los proveedores le pidió a Nina que trabajara como ingeniera de procesos, lo que le brindó grandes oportunidades en cuanto a capacitación, viajes y desarrollo. Unos años más tarde, Nina se convirtió en directora general en el sector de materias primas. 

Por ello, tuvo que empezar en un nuevo lugar de trabajo. Asistió a formaciones, exposiciones internacionales y eventos sobre las últimas innovaciones y tendencias de la industria. Esta experiencia le ayudó a estructurar y planificar mejor su propio trabajo y plantilla de trabajadores, así como a gestionar mejor y revisar los contratos con los socios. En 2009, ya había sido nombrada directora adjunta y, en ese mismo año, se convirtió en la jefa de confitería de Factory Kitchen.

Después de tres años, volvió a trabajar de nuevo en el departamento de ventas con proveedores de materias primas y equipos para restaurantes. Continuó ahí hasta 2014 haciendo que todo fuera como la seda. Un día un cliente la llamó y le pidió reunirse personalmente con ella. Nina hacía negocios con dos cafés que no acababan de triunfar. El café no conseguía atraer a clientes, aunque el local era muy bueno. La dueña estaba cansada de pelear para conseguir clientes y, al final, decidió cerrar el café. Sin embargo, se acordó del entusiasmo y la perspicacia comercial de Nina y le pidió que alquilara el local. Como Nina no se esperaba semejante oferta, en un principio, tuvo sus dudas. El cliente le aseguró que no había ningún riesgo, así que le envió los contratos para que los estudiara e invitó a Nina a ver el local. Fue justo en este momento cuando todo lo que Nina había aprendido en los distintos puestos de trabajo le fue útil: los conocimientos técnicos le permitieron evaluar la producción y, sobre todo, averiguar por qué el negocio no acababa de funcionar, así como los puntos flacos de la gerencia. También pudo calcular correctamente los costes y revisar los contratos con los proveedores. Aún así, Nina todavía no estaba al cien por cien segura de aceptar la oferta. Fue entonces cuando visitó el local y vio que estaba equipado con los hornos de WIESHEU, y aquí ¡ya no tuvo la menor duda! En los primeros años el equipamiento se fue ampliando. Han pasado casi cinco años desde que Nina adquirió el negocio y ahora este es sinónimo de éxito. Nosotros hemos decidido preguntarle cómo se las arregló para, literalmente, revivir el café. 

Entrevistador: Nina, ¿cómo valoraría la situación del negocio en el 2014? ¿Por qué no acababa de arrancar? 
Nina Mironova: Creo que el principal error fue que la producción no era propia. Solo se importaban productos congelados de Europa. Y, en ese momento, los precios eran muy altos para los clientes del café.

E.: ¿Cuáles fueron los primeros pasos que decidió dar? ¿Qué le hizo apostar por un negocio que parecía hacer agua?
N. M.: Cuando vi los grandes hornos, las cámaras de fermentación y los congeladores, me di cuenta de que se podía trabajar muy bien con ellos. De lo contrario, no habría aceptado la oferta.
Cuando vi la zona de los alimentos congelados, tuve clarísimo qué género iba a ofrecer yo. 

E.: ¿Cómo le ayudaron los conocimientos y la experiencia que tenía en tecnología y como gerente?
N. M.: Sin esa instrucción me hubiera sido imposible. Los primeros pasteles los hice yo misma. Me ocupé de reorganizar los precios y encontré proveedores de las materias primas. Solo estoy a favor de los productos naturales, sin agentes químicos ni conservantes, ¡y por el sabor! Debe haber muchos ingredientes y el producto debe estar recién horneado.

E.: ¿La producción está en un solo lugar? ¿En qué zona trabaja?
N.M.: Sí, tenemos un lugar de producción en el café central, que es donde se concentra la producción de pasteles y bollería. Justo lo que he aprendido toda mi vida. En parte producimos productos congelados y luego los horneamos en la tienda.

E.: ¿El horneado se hace con los hornos de WIESHEU?
N.M.: Claro, ese es mi principal tesoro, ¡para ser honesta! Y esto que digo no es peloteo, sino un gran reconocimiento para el fabricante. Los hornos jamás me han decepcionado durante las jornadas de trabajo. Son multifuncionales y podemos hornear sin problemas muchos productos; y eso no es tan fácil con otros hornos.

E.: ¿Y cómo son las tareas de servicio con estos hornos?
N.M.: Puedo decir con gran satisfacción que, a menudo, no es necesario ningún servicio; aunque siempre estoy en contacto con los representantes rusos y ellos han sabido estar a mi lado con palabras y hechos. Estoy encantada de trabajar con ellos ¡y eso también es importante!

E.: Nina, ¿cuáles son sus planes para el futuro?
N.M.: ¡Tengo grandes planes! ¡Vamos a abrir una pizzería a mediados de abril! ¡Siempre ha sido mi sueño desde niña! Estoy muy orgullosa del proyecto porque es como un pedacito de mí. La sala se encuentra justo junto a la confitería, que es perfecta para la producción. Ofreceremos pizza tradicional italiana. Por supuesto, también las vamos a hacer en los hornos de WIESHEU!

E.: ¡Un concepto de pizza muy interesante! ¡No me lo hubiera esperado!
N.M.: Durante mucho tiempo estudié diferentes técnicas para hacer pizza: viajé por Italia, observé, probé, comparé. Llegué a la conclusión de que la mejor pizza y la más sabrosa es la que se consigue justo con nuestra tecnología. Estoy segura de que los que vengan apreciarán el sabor único de cada pizza y, también, el diseño italiano tan acogedor que habrá en el nuevo local.

E.: ¡Le deseo sinceramente mucho éxito, prosperidad y nuevas ideas!

Entrevista con Catherine Starkova (traducida del ruso al alemán)

 

“An extremely popular port of call, especially at the weekend.”

In 2004, SPAR Hungary started the implementation of a freshness campaign, in the course of which the SPAR Express markets at OMV and Lukoil filling stations were equipped with Euromat in-store baking ovens. The customers appreciate the attractive range of freshly baked goods, and especially at the weekend, the bakery counter is extremely popular. The round-the-clock availability on a 7/24 basis, together with the comprehensive range of products, is a magnet which is attractive not only for passing customers but also for regular customers from a wider catchment area.

“… because there are freshly-baked products all day long!”

Florian Gusenbauer knows exactly what appeals to his customers. This is also why the high quality, constant availability and great care of the fresh products in his SPAR supermarket are of enormous importance. He has been managing it since 2013, and the attractive bakery products from the WIESHEU in-store baking oven rounds off his wide range of products perfectly. Customers of all age groups appreciate the variety of bakery products and enjoy the wide choice around the clock. However, a precondition for this is also the permanent availability of the technology, and Florian Gusenbauer finds this “super”, for “the after-sales service always comes on the same day, if need be.”

“… very satisfied after only a short time.”

In the SPAR supermarket Kesselaar in the small Dutch coastal town of Westkapelle, two Euromat B5 in-store baking ovens have been providing the customers with fresh baked goods since February 2017. Even now, the range of products has been very well received by the locals. From April until October, however, a large number of tourists will also flood the popular holiday resort. The son of the market manager is already certain that the wide range of bakery products direct from the in-store baking oven will also make countless friends, and is looking forward to a busy season.